Los Impuestos
A Don Pablo no le gusta pagar impuestos. Pero lo hace. Y una de las experiencias dolorosas de su vida como empresario es que existen muchas clases de impuestos que hay que conocer y pagar...
Los impuestos al consumo.
En nuestro país el más conocido es el Impuesto General a las Ventas (IGV) en otros países es conocido como el IVA (Impuesto al Valor Agregado). Es un impuesto al consumo. Es decir, lo tienen que pagar los que consumen cualquier producto (bien o servicio). Cuando compramos un producto (un libro) o servicio (una conferencia) estamos pagando, además del valor del bien o servicio, el impuesto correspondiente.
Existen exoneraciones y algunos casos especiales (los denominados Impuestos Selectivos al Consumo, que son tasas diferentes al IGV, pero el concepto es el mismo).
Todas las ventas deben estar gravadas con este impuesto. Claro que en el caso de las exoneraciones no.La tasa del impuesto en el Perú es del 16% más 2% del impuesto municipal. En la práctica es del 18%.
Los empresarios deben pagar, después de fin de mes, los impuestos, previa deducción conocida como el Crédito Fiscal.
El Crédito Fiscal
Para el caso del impuesto general a las ventas, se contempla el caso del crédito fiscal, que se concede a los empresarios con miras a que el impuesto resultante sea realmente la tasa que se pretende cobrar por un bien determinado. Es decir, el impuesto grava a los bienes finales. Los bienes o servicios consumidos o utilizados por el usuario final son los que están sujetos al impuesto.
El impuesto selectivo al consumo
Es algo así como el IGV especial para algunos productos. Grava la venta de determinados productos. La tasa que se paga es según el bien.
Los impuestos a la renta.
Existen otros tipos de impuestos como los impuestos que gravan las ganancias o ingresos de las personas ("naturales" y "jurídicas"). Uno de ellos, el más importante, es el impuesto a la Renta. Este impuesto grava a los diferentes tipos de ganancias y rentas que existen.
Las categorías del impuesto a la renta
La ley del impuesto a la renta contempla cinco categorías de ingresos o rentas sujetas a los impuestos.
La clasificación está en función de la naturaleza o la procedencia de las rentas. Así, por ejemplo, las rentas procedentes del trabajo independiente serán diferentes a las rentas provenientes de alquileres de inmuebles.

Las cinco categorías son:
» Primera categoría. Rentas provenientes de los predios (arrendamiento o alquileres de inmuebles y predios).
» Segunda categoría. Rentas provenientes de otros capitales (intereses producidos por títulos, bonos y otros similares).
» Tercera categoría. Rentas provenientes de la industria, comercio y similares (son las que corresponden pagar a las
» empresas).
» Cuarta categoría. xRentas xprovenientes del trabajo independiente ( profesionales xcomo xabogados, xmédicos, xxcontadores,» directores de empresas, síndico, mandatario y otros como los conferencistas, por ejemplo).
» Quinta categoría. Rentas provenientes del trabajo dependiente (los empleados públicos, por ejemplo).